Tensión ocular


La tensión ocular es el nombre coloquial de la presión intraocular. El ojo es un órgano aproximadamente esférico, pero no es sólido por dentro y las cubiertas no son demasiado rígidas, así que para conservar la forma esférica usa el mismo truco que el que usamos para darle forma a un balón o un globo. Llenamos el interior de un fluido que está a más presión de la atmosférica. Si el fluido del interior está a mayor presión que lo que hay en el exterior, la cubierta se estira y adopta la forma (aproximada) de esfera. El balón lo llenamos de aire, y debe estar a cierta presión para que mantenga bien la forma y no se deforme. En el ojo pasa algo parecido, sólo que dentro no hay aire.

Por tanto tenemos que el interior del ojo mantiene una presión por encima de la atmosférica.

Por otra parte, y esto es muy importante, la presión intraocular no es un dato constante e invariable. Fluctúa a lo largo del día, y cambia por motivos tan aparentemente banales como aguantar la respiración o hacer fuerza con el párpado en el momento que le miden la presión intraocular.


Marqués de Corbera, 54
28017 Madrid
Telf: 91 405 02 40

M.ª Teresa Sáez de Heredia, 53
28017 Madrid
Telf: 91 405 04 64

Ricardo Ortiz, 26
28017 Madrid
Telf: 91 355 52 84